Bombillas con wifi, móviles sin cargadores y cómo Obama ganó a Romney en la red

¡Dale al play y escúchanos en Punto Radio Euskadi!
http://www.ivoox.com/fever-media-al-dia-punto-12-11-2012_md_1569369_1.mp3″ Ir a descargar
El martes pasado fueron las elecciones americanas y ya tenemos nuevo récord cacareado por todo el mundo. Y hombre, la verdad que no deja de ser una tontería pero en esto de las redes sociales es un hito:

Obama ha logrado el tuit más retuiteado de la historia, esto es, reenviado.

Y en Facebook no se ha quedado atrás. Su foto abrazado a su mujer Michelle es la más gustada desde que existe la red social. Casi 4 millones de “me gustas” acumula el mensaje de “Cuatro años más”. La verdad que el presidente americano ha barrido también en Internet a Mitt Romney. Mejores fotos, combinación de humor en las actualizaciones de Facebook… Le lleva a tener casi 33 millones de seguidores frente a los 12 del republicano Mitt Romney con un estilo digamos más ecléctico.

Por contra Mitt Romney apenas ha tuiteado desde la noche electoral. Otra cuenta que quedará congelada seguramente… como muchos políticos. En Facebook si ha llegado a poner un lacónico “gracias” en una foto. Aquí el último tuit durante días:

Luego también se ha comentado los tuits de Donald Trump. Primero diciendo que respetaría el resultado del ganador y después montando en cólera porque no había salido el candidato republicano por el que apostó millones de dólares. “Debemos marchar sobre Washington. Esto es un desastre, una vergüenza. El mundo se ríe de nosotros. No somos una democracia” y muchas más perlas.

¿Adiós a los cargadores?
Un estudio dirigido por un español consigue cargar los teléfonos móviles sin necesidad de conectarlos a una fuente de energía eléctrica. Os cuento porque además me toca un poco de cerca la historia, le conocemos en mi casa. Volvemos al Instituto Tecnológico de Massachussetts, donde conocimos aquel chaleco que te abrazaba según los “me gustas” de Facebook.

Massachusetts Institute of Technology - Boston
Bien, pues Amador Menéndez Velázquez, un investigador asturiano, que fue Premio Europeo de Divulgación Científica, está en Boston, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts estudiando cómo cargar los móviles sin enchufe. Ahora todo son pantallas táctiles retroiluminadas que consumen mucha batería y apenas duran horas con un uso intensivo de móvil o tableta. Son unos dispositivos muy buenos pero muy ineficientes.

 Amador Menéndez estudia un sistema que captura la luz y se reutiliza. Las pantallas consumen el 90% de la energía almacenada en la batería. Y con este sistema se ahorrará energía. Funciona con unas partículas captadoras de la luz que son capaces de volver a emitirla. La pantalla digamos tiene unas pinturas fluorescentes, que no vemos, pero que emiten la luz absorbida. Están colocadas en las esquinas. Puede ser tanto luz natural como artificial. Con luz artificial, como una lámpara, llega a captar más energía que convierte en electricidad explica este investigador. Así las baterías durarán un poco más.

Todavía está en fase de desarrollo naturalmente pero en dos años podría estar en el mercado el invento recoge la revista Energy & Environmental Science.

Bombillas con wifi
Y conectadas a Internet. Un invento de Phillips que se llama “Hue”. ¿Cómo funciona y para qué sirve esto? Pues imagínate que estás en una puesta de sol, en la playa y esa luz, ese tono de luz… Lo puedes captar con tu aplicación y lo programas de forma remota para seguir disfrutando cuando llegues a casa de ese tono de luz. Suena futurístico pero ya está aquí.

Es un sistema que permite crear y controlar la luz mediante un teléfono inteligente o tableta. Son bombillas LEDs, muy eficientes que ya se utilizan en semáforos por ejemplo. Captas esa luz que te gusta y la programas para el momento que quieras.

Las bombillas se enroscan en cualquier lámpara del hogar y un puente las conecta a la red Wifi. Una vez descargada la aplicación Hue, ya se puede comenzar a experimentar con la iluminación.

Nicki Minaj
Terminamos con la música de la rapera Nicki Minaj que es una de las celebridades que apoyó abiertamente a Obama. Al principio secreyó que apoyaba a Romney pero había sido un sarcasmo. Las cosas de la ironía, no siempre se pillan a la primera en un tuit. Va Va Boom es la última canción de la chica de Puerto España:

¿Hablamos?

@fever_media

@aldiaenpunto

Anuncios

Creatividad, ¿el ladrillo del futuro?

¿Podemos huir de la palabra crisis? Vivimos envueltos en pronósticos negativos y espirales de malas noticias pero hay una puerta abierta a un ‘nuevo mundo’ que se está gestando. Internet y las redes sociales interconectan nuestras sensaciones y pensamientos para producir nuevas ideas y dar consistencia a este nuevo mundo. Lejos de reportajes tan negativos como #nimileuristas del diario El País, iniciativas como la revista Yorokobu muestran otras formas de ‘construir’ el futuro. Mar Abad (@MarAbad), redactora jefe de Yorokobu y subdirectora de Ling Magazine, defiende, en conversación con Fever Media, la creatividad como “única forma de innovar”.

¿Cómo nos ayuda la creatividad?

La creatividad proporciona muchas respuestas distintas a un reto. Presenta posibilidades diferentes a lo rutinario y lo aprendido. Es la única forma de innovar y, además, hace la vida más emocionante.

La creatividad es la única forma de innovar

¿Cuánto puede marcar la diferencia que algo o alguien sea creativo?

Puede marcarla totalmente. De 0 a 1.000. Una persona creativa es siempre una fuente de inspiración, un inventor y puede ayudar a encontrar nuevas perspectivas ante cualquier situación.

¿La creatividad puede ser parte de la salida a la crisis?

La creatividad es irremediablemente la salida de la crisis. Esta crisis es el resultado de un modelo que ha caducado. La única forma de salir de la crisis es inventando un modelo nuevo mucho más respetuoso con la naturaleza, más solidario, más conectado, más transparente, más democrático… Ese nuevo mundo se está inventando ahora. Lo están creando los innovadores, los emprendedores sociales, los emprendedores empresariales, las comunidades, los ciudadanos…

La horizontalidad que ofrecen internet y las redes sociales, ¿ayuda a que económicamente sean rentables las nuevas ideas?

Internet y la conectividad hacen mucho más fácil que una persona pueda desarrollar un proyecto. Necesitas menos infraestructura y puedes convertir a los millones de personas conectados a la red en tu mercado potencial.

Falta cultura de emprender y deseo de innovar

Ninguna ciudad española está en la lista de las 20 ciudades del mundo donde emergen nuevas ideas, ¿qué nos falta?

Falta cultura de emprender y deseo de innovar. Sobra miedo y complejos. Sobra sentido del ridículo y miedo al fracaso. En este país suspender o cerrar una empresa se convierte en un estigma. Es ridículo. En EEUU, el país con mayor cultura del emprendimiento, no se penaliza a un empresario que haya creado cinco empresas y las haya tenido que cerrar. Todo lo contrario. Valoran el aprendizaje que adquieres al realizar varios intentos.

Pintan la vida muy negra pero todos tenemos el poder de cambiar las cosas

¿Está España en el buen camino para generar nuevas ideas y romper con los modelos establecidos?

España está dividida hoy entre un polo conservador aferrado a un modelo agotado y un polo que desea resetear el sistema para inventarlo de nuevo. La agitación social y económica supone un riesgo y una oportunidad. Yo me quedo con la oportunidad. Creo que vivimos un momento apasionante, aunque durísimo, y solo de nosotros depende que construyamos un mundo mejor al que teníamos o un mundo peor. La clave es trabajar duro, inventar, innovar, arriesgar e ignorar a los que les gusta meternos tanto miedo (gobiernos, mercados, agencias de calificación, medios de comunicación…). Ellos pintan la vida muy negra pero todos tenemos el poder de cambiar las cosas. Ese es el principio de todos los cambios. El que empieza con uno mismo.

¿Hay creatividad en España?

“Hora de mojarse” es uno de los titulares que Números Rojos llevó a su segunda portada aunque podría ser el lema que hay detrás de cada uno de sus artículos. Con un diseño exquisito, esta revista política intenta aligerar contenidos porque los ‘tochazos’ ya no se leen. Nuevas ideas que, en definitiva, aportan nuevas soluciones a los retos de hoy. Pero, ¿hay nuevas ideas y creatividad en España? Hub Culture publicó la lista de las 20 ciudades donde emergen nuevas ideas y ninguna era española. Parece que se nos escapan. En Fever Media, creemos que la creatividad es parte del ‘camino’ y nos hemos puestos a investigar los porqués. David Losa, uno de los miembros y fundadores de Números Rojos, aclara “a título personal” qué pasa hoy en España con la creatividad.

Image

  1. Pensamiento crítico unido a diseño, ¿la creatividad es parte de la salida a la crisis?

La creatividad es deseable en cualquier contexto, aunque es cierto que suele agudizarse en época de crisis por aquello de responder con nuevos argumentos a procesos de creación o producción que parecen estancados o, en el peor de los casos, en decadencia. En este contexto, Números Rojos responde con algo tan poco innovador como una revista de papel, un objeto casi obsoleto en estos tiempos, y cuyo contenido pretende apelar al pensamiento crítico del lector, otro reto demodé. Sin embargo, hemos tratado de darle una vuelta al concepto de revista política ‘tochazo’ a través del diseño. Proponemos un contenido serio, hasta denso en algunos casos, comprometido con las causas en las que creemos, riguroso en cifras y datos, meticuloso en el tratamiento, pero revestido de un diseño atractivo que invite a la lectura. Hay que tener  en cuenta que el equipo de redacción de Números Rojos está formado por periodistas y diseñadores que procedemos (y trabajamos), en su mayoría, de revistas de estilo de vida que viven de la imagen y se apoyan en un contenido mucho más superficial. Por tanto, el reto era aunar placer visual con material más intelectual, porque una cosa no tiene qué estar reñida con la otra.

2.   Sin esta crisis, ¿sería difícil ver explosiones de creatividad unidas a ideas como en Número Rojos?

Está claro que las épocas de crisis nos plantean muchos retos e interrogantes personales y colectivos. Números Rojos ha surgido de la crisis 100%, sobre todo por nuestras ganas de contar cosas, por un ansia común de apoyar desde nuestro ‘speaker corner’ posturas que busquen un fin que podría definirse como justicia social. Para ello, hemos creado la plataforma que nos apetecía. Podría haber sido digital, y de hecho, aunque aún está algo verde, ya disponemos de web la revista Números Rojos, pero había un sentimiento común, llamémoslo nostalgia o amor por el propio objeto, que nos llevó a hacer Números Rojos en papel, con los costes que ello supone y que nos obligan a tener que andar buscando financiación debajo de las piedras para sacar número a número.

       3.   La horizontalidad que ofrecen internet y las redes sociales, ¿ayuda a que económicamente sean rentables las nuevas ideas?

Rotundamente sí. La modestia del proyecto lleva aparejada una serie de ‘miserias’, entre ellas la falta de un presupuesto destinado a promoción o publicidad. Afortunadamente, internet y las redes sociales son herramientas muy valiosas para llegar a otras personas. Con una buena estrategia y mucho trabajo puedes llegar al público que crees que puede tener interés por tu producto, y eso tiene un valor incalculable. Nosotros no somos especialistas en esto, pero poco a poco vamos aprendiendo, y cuanto más sabemos más nos damos cuenta de lo importante que es que la gente te nombre, te retuiteé… Como suele decirse, no sirve de nada tener algo muy bueno que ofrecer si la gente no lo conoce. Además, y por otra parte, la chispa que encendió el motor de Números Rojos fue una acción de ‘crowdfunding’ en la plataforma Lánzanos. A través de ella –y de todas las personas que creyeron en el proyecto– logramos financiar una parte de nuestro primer número.

Image

       4.  Ninguna ciudad española está en la lista de las 20 ciudades del mundo donde emergen nuevas ideas, ¿qué nos falta?

La respuesta a esta pregunta requeriría un amplísimo análisis socioeconómico para el que no creo estar muy capacitado. Probablemente se deba a una serie de circunstancias que se han ido sucediendo durante siglos. Se me ocurre, sin tener que remontarme a los orígenes del capitalismo, que durante estos últimos siglos España siempre ha sido un país liderado por oligarquías aristocráticas y eclesiásticas que, asentadas cómodamente en el poder, no han sentido necesidad alguna por la innovación. Es más, el feudalismo, casi medieval, se ha extendido hasta el siglo XIX, sin que la revolución industrial se haya materializado aquí hasta casi el siglo XX. Además, en contra de lo que ha sucedido en otros países, el centro principal de poder, Madrid, estaba a cientos de kilómetros del mar, siempre salida y llegada de nuevas ideas. Para colmo, 40 años de dictadura militar y católica, alérgica a los cambios por definición, más la inoperancia de los sucesivos gobiernos de la posterior democracia para ver más allá de las siguientes elecciones, en lo que a fomento de la investigación se refiere, y en cualquiera de los campos, han hecho de España una especie de erial en materia de innovación. Por suerte, yo creo que nuestra idiosincrasia y forma de entender y vivir la vida es propensa a crear nuevas fórmulas, algo que ha cristalizado sobre todo en las artes, y algo en la ciencia.

     5.  ¿Está España en el buen camino para generar nuevas ideas y romper con los modelos establecidos?

No lo creo. Sería un milagro que con las políticas públicas tan conservadoras y cortoplacistas que se están desarrollando surgiesen muchas nuevas ideas. Eso sí, desde el hartazgo, hay una generación de jóvenes que no se resigna a tener un futuro tan negro como se pinta y que tiene formación y herramientas para hacer cosas diferentes. Lo malo es que esa generación tiene que comer y pagar el alquiler, y quizá para ello tengan que agarrarse a opciones poco “creativas” y nada rompedoras. La otra opción, tan lícita como las demás, es irse. Y generar nuevas ideas fuera de aquí, donde de verdad haya posibilidad romper modelos establecidos.